sábado, 28 de abril de 2007

Anglicismos VS Castellano

Los anglicismos parece que se han impuesto en nuestro vocabulario del día a día. Máxime si estamos hablando de las nuevas tecnologías. Pero olvidamos que muchos conceptos son términos que ya existían en otras lenguas antes de la llegada de la tecnología. Y la excusa de muchos, es que ciertos conceptos no pueden ser traducidos a la lengua castellana. Pero curiosamente muchos de estos vocablos usados con mucha regularidad dentro de la informática, viene siendo refritos de otros idiomas pasados por el tamiz anglosajón, o acrónimos de éste.


Bit es el acrónimo de Binary digit. (dígito binario). Que se podría haber traducido perfectamente como Bin (dígito binario) o Dig (Dígito). Ocurre algo parecido con SCAN, siglas de Scientific Analysis of Content (Análisis Científico de Contenido). Todos “escaneamos” un documento en el “scanner” o vemos como nos “escanean”. Si usamos las siglas de ADN, en vez de DNA, ¿por qué hemos cometido el error de no usar ACC (Análisis Científico de Contenido) desde un principio? Hoy diríamos a lo mejor, "ACCesor" en vez de "Scanner", o "ACCeder" un docuemento. Pero más estimables son los temas relacionados con Internet.

Web es la traducción directa de red. (Red de servidores interconectados de forma local, o de forma global mediante Internet). Solemos usar el termino “estar en la Red” muy propia y adecuada, pero cuando hablamos de webs (archivos o documentos en la Red), recaemos en el termino anglosajón.

Podemos utilizar perfectamente “documentos/archivos en Red”, que sería la traducción exacta de “page web” o de "espacio en red", cuando aludimos a nuestro “website”. Pero recordemos, que si los acrónimos son usados en otras lenguas, nuestro rico idioma también nos lo permite (siendo ésta la base de muchos nuestros términos actuales).

Además, un deje típico de los castellanos de Madrid, es el de eliminar la preposición “de”. Con lo que nos encontraremos con contracciones tales como “casacampo” (Casa de Campo), "PlazaCastilla" (Plaza de Castilla) o el caso de la marca de cerveza sevillana La Cruz del Campo ahora denominada "Cruzcampo" o el caso más relevante, cuando aludimos al Cid Campeador (Campidoctor, Campeón de Lucha).

Todo esto nos lleva a que podríamos usar perfectamente termología tal como “archivored” “espaciored”, “sitiored”. Llegando a un punto, en que se podría consensuar un acrónimo como por ejemplo “infored” (documento o información en Red) en vez de Página Web.

Y la gran explosión ha sido los "Blogs", cuando tímidamente se daban a conocer como cuadernos de bitácora. Ahora todo tenemos un Blog, desde el más humilde de los mortales (como un servidor), hasta partidos políticos y empresas privadas. Pero resulta que nuestro extenso vocabulario nos permitiría usar en igual de condiciones la palabra Bloc (Bloc de Notas, Cuaderno…) respetando el mismo concepto y uso.


Ya no solo por las nuevas tecnologías, recibimos una invasión de vocabulario ajeno a nuestra lengua castellana. Si no que también, la vida moderna parece que nos imponen cierta terminología, perfectamente descartable.

Ahora llamamos Spa, a un establecimiento que ofrece tratamientos, terapias utilizando como base principal el agua. Cuando podríamos usar perfectamente “Terma”. Sin que le demos la connotación de unos balnearios naturales. ya que en Castilla tenemos gran cantidad de vestigios de estos lugares, que artificialmente dentro y fuera de las ciudades ofrecían lo mismo sin depender de una fuente natural de aguas termales.

La cuestión no es ser impermeable a la terminología ajena a nuestra lengua materna. Puesto que el conocimiento de un idioma tan conocido y usado en el mundo como es el Inglés es una herramienta indudable. Pero en el uso del castellano, no podemos desplazar palabras propias por ajenas. Aunque cierto es, que un idioma vivo como el nuestro, no puede estar libre de este proceso. Máxime cuando la procedencia de muchas de nuestras palabras son de diversos orígenes, posteriores al nacimiento de nuestra lengua.

Pero a día de hoy, tenemos un rico vocabulario que nos permite buscar soluciones a todas estas aplicaciones en el habla cotidiana. (ya que otros idiomas se ven obligados a integrar directamente todo los anglicismos, por carencia de una posibilidad de traducción en sus idiomas maternos). Ya que un pueblo que se precie, como el castellano tiene mucho aun que aportar al mundo.

1 comentario:

leland dijo...

Amigo castellano, para escribir una diatriba tan incendiaria, al que me adhiero en casi su totalidad, es necesario tener una información absoluta sobre los términos utilizados. Me refiero al término spa. Si bien el origen no es del todo claro, mucho hace a apuntar que su origen está en el acrónimo del latinajo "salus per aquam” y como bien sabemos, el latín no es algo que sea ajeno al castellano ni a la cultura propia de Castilla. Por lo que no hablamos sin cierta propiedad al hacer uso de esta expresión, si bien es preferible usar la castellana "termas", el sentido moderno del término "spa", excede del espíritu de aquella.
Un saludo.